jueves, 11 de agosto de 2016

¿DÓNDE ESTÁ EL MAESTRO...?



Una persona desea encontrar a un famoso maestro Zen. Llega a su domicilio y cree descubrirlo en el jardín rodeado por algunos discípulos que lo escuchan religiosamente. Viendo a un viejo jardinero que barre las hojas secas, el visitante le pide que lo introduzca ante su maestro. A esto el anciano responde:

-¿Qué desea usted? Yo soy el maestro. Él es mi mejor discípulo.

El maestro más poderoso es aquel que confundes con un ser humano cualquiera. Es completamente parecido a ti: es un maestro invisible. Existen numerosos maestros invisibles en el planeta. Lo son porque han alcanzado un grado superior de la conciencia humana y no se hacen notar. No emergen de la masa. Sin embargo, cuando nos encontramos con un ser semejante, sin saber por qué nos sentimos muy bien.

Un maestro invisible nos conduce al desarrollo y a la realización sin deslumbrarnos y sin exigir ninguna clase de retribución. Su pasión: pulir gratuitamente el diamante interior del otro.

VÍA PLANO CREATIVO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario